Jamón ibérico: el desayuno más saludable

Jamón ibérico: el desayuno más saludable

Al ser una importante fuente de proteínas nos proporcionará energía para todo el día

 

El desayuno basado en la dieta mediterránea es uno de los más saludables y recomendados en todos los estudios sanitarios. Como sabemos, llevar una dieta equilibrada, consumir las cantidades adecuadas de los distintos alimentos y mantener un estilo de vida activo son las claves para que podamos disfrutar de una buena salud. Pocos saben que en noviembre de 2013 la dieta mediterránea fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad 

¿Y qué puede haber más mediterráneo que nuestro jamón ibérico? (nosotros en Tierra del Ibérico creemos que algún día también debería ser declarado “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, ¿a que estáis de acuerdo?)

 

La importancia del desayuno

Desayunar bien es tan importante, que tomar un desayuno pobre o saltárselo puede considerarse un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares como lo son el tabaco, el colesterol o el sedentarismo. Así lo advierte un estudio realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y publicado en The Journal of American College of Cardiology (estudio “Progression and Early Detection of Atherosclerosis” (PESA)

El desayuno es la comida fundamental del día, y no realizarlo adecuadamente puede afectar a nuestra salud tanto a corto como a largo plazo. Algunas consecuencias de no desayunar (o sólo beber una taza de café) son decaimiento general, mal humor, falta de concentración, bajo rendimiento físico e intelectual… y todo se debe a la falta de glucosa, que puede alterar nuestro organismo. Desayunar eleva los niveles de glucosa en la sangre, impulsando al cuerpo a funcionar mejor. Un desayuno adecuado ayuda a memorizar, concentrarse y aprender.

 

 

jamón, jamón ibérico, jamón y aceite, aceite de oliva, comprar jamón, recetas jamón, jamón iberico desayuno saludable

 

 

¿Y cómo debe ser un desayuno saludable?

Se considera que un desayuno saludable debería aportar aproximadamente un 20 – 25% de las calorías totales consumidas al día. Idealmente, se le debería dedicar un mínimo de 15 minutos, en un ambiente tranquilo y relajado…

El desayuno debería incluir hidratos de carbono, como pan, cereales, galletas, tostadas, etc., una ración de lácteos, como un vaso de leche, un yogur… y alguna pieza de fruta. Y lo más importante en nuestro caso: debería incluir alimentos ricos en proteínas como: huevos, queso, JAMóN,…

Gracias a las proteínas que ingerimos en el desayuno, mantenemos los niveles de glucosa en sangre más estables. Durante las mañanas prevalecen las hormonas que convierten los alimentos en energía y regeneran la masa muscular, ya que en ese momento del día nuestro organismo está regido por el cortisol, sustancia que se encarga de convertir las proteínas en masa muscular y energía.

En la composición nutricional del jamón ibérico de bellota, según nos informa la Agencia Española de Salud y Nutrición  en su Base de Datos Española de Composición de Alimentos, el jamón ibérico de bellota contiene 33,2 gramos de proteína por cada 100 gramos de producto, un gran aporte que hará de nuestro desayuno la comida perfecta para tener energía durante todo el día. Y además está buenísimo, ¿a que sí?

Especialmente sano para los deportistas

Para las personas deportistas el jamón es una fuente de proteína animal fundamental para su dieta. Si una persona que no hace ejercicio habitualmente necesita unos 0,8 g de proteínas por kilo de peso al día, en los deportistas es conveniente tomar de 1,4 a 2 g. Además, el ejercicio fuerte disminuye la absorción de hierro, aumenta la fragilidad de los glóbulos rojos y favorece la aparición de anemia, por lo que es necesario vigilar el aporte de hierro y el jamón es además una buena fuente de hierro fácilmente absorbible por el organismo.

Por otro lado, ya sabíamos, como os contamos en una anterior entrada de este blog, que el jamón ibérico es un alimento cardiosaludable. Entre los alimentos más cardiosaludables se encuentran aquellos ricos en ácidos grasos insaturados y con altos niveles de antioxidantes, entre los que podemos incluir el aceite de oliva, pescados azules, nueces, aceite de semillas, vino tinto en pequeñas cantidades, frutas, verduras, hortalizas y, sin duda, el jamón ibérico de bellota. Los ácidos grasos que contiene el jamón ibérico contribuyen a disminuir los niveles de colesterol. Facilita al organismo la producción de HDL (colesterol “bueno”), reduciendo al mismo tiempo el LDL (colesterol “malo”). Podéis recordarlo aquí.

Así que ya sabéis, ¡incorporad el jamón ibérico al desayuno diario y vuestro día será mucho más sano, equilibrado y feliz!

Y si queréis empezar ahora mismo no tenéis más que visitar nuestra tienda  para haceros con vuestro desayuno más saludable.

¿Te ha parecido útil?